EL GRAN SUERTUDO

EL GRAN SUERTUDO

 

 Por Raúl Silverio López Ortego 

El amplio día había dejado sus huellas; machetes y guadañas al lado, él ahora dormía a orillas del rojo mar. El sueño era gustoso y reparador, y a excepción de dos o tres detalles menores, era feliz; ¡y en gran manera!

En sueños percibía la increíble alegría que le deparaba la vida; parecía imposible que alguien pudiera dispensar de tanta suerte, más, para alguien que hacía lo que él hacía. Sí, era un suertudo; estaba pletórico de bienes; su cuenta bancaria era gordísima, y respecto a las mujeres, multitudes de ellas le amaban y adoraban.

 

Y todo era así, o casi así, pues a él también la suerte le había sido esquiva en un par de oportunidades, Mas “¿Quién no tiene un tropezón de vez en cuando, verdad? ¿Quién no yerra, alguna vez”, se confesó Yhavéh, supuesto Dios perfecto; ¡y razón no le faltaba! El problema que percibo —decía para sí- es que hay uno por allí que me ha mandado a la mierda a mí, y a mi supuesto reino de gloria y amor. Y el dilema empeorará si muchos se dan cuenta de la verdad y comienzan ellos también a hacer lo mismo. Y si empiezo a quedarme solo tendré que dejar de hacer lo que tanto amo: ¡matar hijos!, ¡y lo que es peor!, me veré obligado –quizá- a ser BUEN PADRE e ir a visitarlos y AMARLOS DE VERAS! Puaf! Qué asco! No puedo creer que ése sea mi futuro! ¿No será mejor deshacerme de éste tipo? Que no contagie al resto, aquellos que aunque les mato uno a uno sus seres queridos, … ¡me adoran más todavía!

 

Saben por qué lo hacen? Porque ciertamente LO ÚNICO QUE LES IMPORTA es su quintita. Su POSIBLE Y PROPIA VIDA ETERNA (¡?) Ciertamente no les importa un rábano quienes están a su lado. ¡SE PARECEN TANTO a mi! Yo también digo amarlos, no obstante los destruyo uno a uno. Mato dos hijos por segundo! Increíble: quieren venir a verme, ¿cuándo voy atenderlos? No tendría tiempo ni a mirarlos; matando hijos, estoy! Mas soy un genio: éste tipo, uno que renuncia –denunciándome a viva voz y por amor a sus congéneres-, a supuestos placeres en mi reino, y sin embargo yo lo muestro rebelde y suicida! Bravos, Moisés, Samuel, David, y Cía! Y no olvidéis que “mi palabra permanece para siempre”: “No tengáis piedad: Matad y matad a mujeres, ancianos ¡e inclusive a niños de pecho!”, 1ªSamuel 15:2,3.

 

Alguien que dice amarme me advirtió:  

—Raúl, ¿no tienes miedo que Yhavéh te mate?

—Si tuviese miedo entonces creería que puede existir un ser y padre tan perverso, y sinceramente no lo creo, el presente relato es pretendido cuento para hacer notar la locura en que estamos inmersos, … mas y si por una de esas existiera tan horrendo asesino, el tal ya mató a mis Dos Marías –mi MADRE y mi ESPOSA- ¿Podría hacerme algo peor? Si yo así lo pensara, entonces me amaría más a mí, que a mis semejantes.

 

LIMACLARA EDICIONES

www.limaclara-ediciones.com;   ediciones.limaclara@gmail.com;

Ruta 9 Panamericana Km 102,700 –CP 2806-LIMA- BUENOS AIRES – ARGENTINA

(Las MISCELÁNEAS de LIMACLARA pueden ser replicadas

 en todo medio que desee hacerlo. Se descargan libre

y gratuitamente desde  www.limaclara-ediciones.com

ALMAS UNIVITELINAS

ALMAS UNIVITELINAS

MISCELANEA LXXXIII   —Raúl Silverio López Ortego

Las almas gemelas se atraen, se buscan, se encuentran, se regocijan en el disfrute en común.

 Cuando el atroz asesinato de Ángeles, el olor de su muerte horrenda en un camión de basura, atrajo a otra que percibió el husmillo, y sintió sus propias pulsaciones avanzar a pasos agitados pues había sangre joven noble y pura que corría a raudales, y estas almas desenfrenadas corrieron a  encontrarse. Y ahí mismo gritó –como suele acontecer con estos cínicos que ofrecen sin pudor alguno sus oficios de borradores de verdades –por ende son los enemigos públicos Nº1 de la Sociedad, la Verdad, y la Justicia-

 —¡Es inocente!-

Siempre estos personajes siniestros ofrecen sus servicios gritando lo mismo, y por más que sean profesores universitarios –justamente a un mediático de ellos-, un alumno que vive aún las sinfonías de que aún la pureza existe, al anoticiarse de la ristra de delincuentes que su maestro asiste, muy enojado le gritó en las escalinatas de la Facultad de Derecho:

 —Ché, Profe, ¿alguna vez defendiste a persona decente?

 Estas asociaciones de inmorales parapetados tras su cínica proclama de ‘Auxiliares de la Justicia’, carcomen a la Institución Justicia mediante el persistente menoscabo, por medios periodísticos, a Fiscales. Jueces, y Cámaras intervinientes. Justamente, al propiciador del descuartizamiento de Ángeles le convenció su alma gemela argumentando:

 —Mirálo objetivamente; defiendo a muchos criminales y verás que todos ellos caminan libremente por las calles, incluso a un sacerdote que ha sido condenado, por pedofilia y abuso de menores, por Fiscal, Juez ¡y Cámara!, y ahí lo tengo libre y feliz!, ¡dime si no soy un genio en la Mío!

 Y ahí nomás el portero homicida, y su familia, contrataron al alma gemela de la que hoy disfruta la serie negra que ha engendrado, y a la cual ve cada día en el penal junto a congéneres que ríen alborozados ante el despliegue fenomenal de intrigas y manejos escandalosos de la defensa.

lopezortego@yahoo.com.ar 

LIMACLARA EDICIONES

www.limaclara-ediciones.com;

ediciones.limaclara@gmail.com

Ruta 9 Panamericana Km 102,700

–CP 2806-LIMA- Bs. As. ARGENTINA

(Las MISCELÁNEAS de LIMACLARA pueden

ser replicadas libre y gratuitamente

en todo medio que desee hacerlo)